Las Drácenas
 
Dentro del amplio y variado mundo de las plantas de interior, las Dracenas ocupan un lugar destacado en cuanto a popularidad, debido, principalmente, a la facilidad de su cultivo y a la notable ornamentación de sus hojas, matizadas de manera diversa, según especies y cultivares.
Pero las Dracenas no se utilizan únicamente como plantas de interior, ya que en zonas de clima templado se cultivan en plena tierra al aire libre, pudiendo algunas especies soportar bajas temperaturas, siempre que éstas no persistan mucho tiempo.
Aunque botánicamente son géneros diferentes, en el "argot" de los viveristas se reúnen a menudo bajo el nombre genérico de Dracenas especies pertenecientes a los géneros Dracaena y Cordyline, grupos de plantas de características muy semejantes que se diferencian en aspectos técnicos, por así decirlo, los cuales pasan desapercibidos para el profano la mayoría de las veces.
Las Dracenas pertenecen a la familia botánica de las Agavaceae, segregada de las Liliaceae, donde se incluían antiguamente. Son nativas de las regiones tropicales del planeta. En ocasiones tienen porte arbóreo, pero la mayoría de las veces son arbustivas, con uno o varios troncos al final de los cuales se encuentran las hojas. Éstas pueden tener varias formas, predominando las alargadas, en forma de espada, y las anchas, más o menos pecioladas.
En muchos de los casos, las hojas están marcadas con estrías, bandas o manchas de colores contrastantes con el fondo, normalmente verde.
Las flores no suelen tener interés ornamental. Son pequeñas, numerosas, de forma acampanada o de embudo, verdosas o blanquecinas. El fruto suele ser una baya globosa.
Esta breve descripción que se acaba de hacer corresponde, claro está, a ejemplares adultos, cultivados en jardín, ya que las plantas cultivadas en maceta, en interiores, normalmente no llegan a desarrollar un gran tronco (salvo el caso de los "tronquitos del Brasil", de los que se hablará más adelante), y con frecuencia no llegan a formar flores o frutos.
Aunque se conocen alrededor de 150 especies del género Dracaena y unas 15 especies del género Cordyline, apenas 20 ó 30 se suelen cultivar con fines ornamentales, principalmente como plantas de interior, siendo elevado el número de cultivares que se han obtenido.
Describiremos seguidamente aquellas especies más populares y que pueden encontrarse a la venta en los centros de jardinería y viveros especializados.

ESPECIES Y VARIEDADES

Dracaena deremensis Engl. Nativa de Africa tropical. Tiene hojas largas, estrechas y terminadas en punta fina. Entre los cultivares más difundidos están:
‘Bausei’, con una banda central blanca que está dividida en dos por una estrecha franja verde clara y márgenes de color verde fuerte.
‘Warneckii’, una de las más populares, sin duda. Sus hojas se hallan atravesadas longitudinalmente por franjas blancas o verde claras.
‘Compacta’, con hojas más cortas y abundantes. Como indica su nombre, de porte compacto.
‘Yellow stripe’, con dos bandas amarillas en los márgenes.
‘White stripe’, con dos bandas blancas en los márgenes.
 
Dracaena fragrans (L.)Ker-Gawl. Nativa de Guinea, Nigeria y otras zonas de Africa tropical. Tiene hojas largas y anchas, con la punta aguda. Entre los principales cultivares destacaremos:
‘Lindenii’, de hojas con bandas blanco-cremosas en los bordes.
‘Knerkii’, de hojas verde lustrosas.
‘Rothiana’, de hojas más coriáceas y con bandas blancas.
‘Victoriae’, de hojas recurvadas, anchas, con los márgenes cremosos o dorados.
‘Massangeana’, cultivar muy popular, con una banda central ancha de color amarillo en las hojas.
 
Dracaena surculosa Lindl. Nativa del Congo y Guinea. Tiene hojas ovadas, relativamente pequeñas comparadas con las otras especies, cubiertas de manchas irregulares de color blanco o amarillo.
Dracaena deremensis 'Warneckii', Dracaena deremensis 'Lemon Lime', Dracaena deremensis 'Compacta'
Dracaena fragrans 'Massangeana', Dracaena sanderiana, Dracaena reflexa
 
Dracaena goldieana Bullen ex Mast. & Moore procede de Nigeria. Tiene hojas espectaculares de largo pecíolo y forma ovada, atravesadas transversalmente por bandas blancas sobre fondo verde fuerte.

Dracaena marginata 'Bicolor', Dracaena marginata 'Tricolor', Dracaena draco
Dracaena arborea, Dracaena surculosa, Dracaena marginata
Dracaena sanderiana Hort. Sander ex Mast. Nativa de Camerún y Congo. Tiene hojas lanceoladas que se abren poco a poco desde la base, con bandas blancas en los bordes y fondo verde brillante.
 
Dracaena marginata Lam. Nativa de Madagascar, con hojas estrechas de punta aguda de color verde oliva fuerte y márgenes rojizos. Son populares los cultivares:
‘Tricolor’, es el cultivar más difundido, con hojas coloreadas de crema, verde y rojo. ‘Bicolor’, de hojas verdes con bandas rojas en los márgenes.

Dracaena reflexa (Decne.)Lam. Nativa de Madagascar. Es una planta arbustiva, ramificada, erecta, con hojas de estrechamente lanceoladas a elípticas, que visten totalmente al tallo.

Dracaena hookeriana Koch nativa de Sudáfrica. Tiene hojas espadiformes, largas y un poco estrechas, de color verde brillante, Son cultivares:
‘Latifolia’, de hojas más anchas.
‘Variegata’, con hojas recorridas por bandas blancas.
 
Dracaena draco L. Nativa de las islas Macaronésicas, es el conocido "Drago de Canarias". Tiene hojas estrechas, lanceoladas, algo coriáceas, de color verde glauco. Los ejemplares adultos ramificados son muy ornamentales y se cultivan al aire libre perfectamente, soportando temperaturas mínimas de 0-5 ºC. En la isla de Tenerife existe el Drago más longevo que se conoce, concretamente en la ciudad de lcod, en el norte de la isla.

Dracaena draco, Cordyline australis
Cordyline stricta (Sims)Endl. Procede de Australia y tienen hojas espadiformes de color verde, con los bordes ásperos, diminutamente dentados. Las hojas jóvenes tienen un tono rojizo.
 
Cordyline indivisa (Forst.)Steud. Nativa de Nueva Zelanda, Tiene hojas espadiformes, largas y de color verde, con el nervio central naranja. El envés de la hoja es glauco.
 
Cordyline australis (Forst.)Endl. Nativa de Nueva Zelanda, es muy cultivado en jardines de zonas templadas. Alcanza porte arbóreo, a veces ramificándose a media altura. Sus hojas son espadiformes, de color verde bronceado, con el nervio central verde más intenso. Se conocen algunos cultivares:
‘Aureo-striata’, con bandas longitudinales de color amarillo crema en las hojas.
‘Cuprea’, con hojas de color marrón rojizo o cobrizo.
‘Atropurpurea’, con la base de las hojas y el nervio central purpúreos.
‘Veitchii’, con la base de las hojas y el nervio central de color carmesí.
‘Doucetii’, con hojas más estrechas variegadas de crema y con los márgenes rosados.

Cordyline terminalis 'Kiwi', Cordyline terminalis, Cordyline terminalis 'Baby Ti'
Cordyline rubra, Cordyline terminalis, Cordyline terminalis
Cordyline rubra Kunth Nativa de Australia, con hojas gruesas y recurvadas de color verde mate y el nervio central rojizo.
 
Cordyline terminalis (L.)Kunth. Oriunda de los trópicos de Asia, es probablemente una de las Dracenas más populares como planta de interior y la que más cultivares ha dado.
La coloración y longitud de sus hojas varía mucho según los cultivares, entremezclándose diversos tonos de verde, rojo, crema y carmesí.
Sus cultivares más populares son, quizás, 'Kiwi', 'Lord Roberston', 'Baby Ti', 'Prins Albert', 'Red Edge', etc.

CULTIVO Y CUIDADOS

Las Dracenas son plantas de fácil cultivo con tal de tener en cuenta una serie mínima de consideraciones que, por otra parte, son extensibles a muchas de las plantas de tiesto de follaje ornamental cultivadas en interiores.
Requieren luz abundante, sobre todo las variedades de hojas matizadas en colores, ya que su carencia las decolorarían y éstas no mostrarían todo su esplendor. La temperatura óptima oscila alrededor de los 22 ºC, tolerando temperaturas inferiores y superiores hasta cierto punto. Hay que tener siempre en cuenta que si la temperatura asciende, las exigencias en humedad, para compensar esta elevación, son mayores. El exceso de frío o sequedad ambiental puede producir la caída de las hojas, cosa que suele ocurrir en lugares excesivamente caldeados por la calefacción y en el que no se han tomado precauciones.

Cordyline australis 'Red Star', Cordyline australis 'Torbay Dazzler', Cordyline dracaenoides
Cordyline stricta, Cordyline terminalis 'Lord Roberston', Cordyline terminalis 'Prince Albert'
Los riegos deben ser moderados, de una o dos veces por semana, no debiéndose empapar la tierra excesivamente ni dejarla que se seque por completo. El exceso de agua puede producir pudriciones en las hojas. Una hoja sana debe tener cierta turgencia al tacto, siendo las hojas flácidas signo de exceso o falta de agua en principio, pues podría tratarse igualmente de alguna enfermedad.
Es necesario abonar de vez en cuando, máxime cuando las macetas ya llevan bastante tiempo en casa, ya que la carencia de nutrientes en el sustrato provocará brotes raquíticos o se detendrá el crecimiento de la planta. Una vez al mes es suficiente, suministrando el abono con el agua de riego y siguiendo las instrucciones del fabricante del producto.
Por último, es aconsejable la limpieza de las hojas con un paño húmedo cuando éstas tengan polvo acumulado. Ello favorecerá el intercambio de gases con la atmósfera y la fotosíntesis.
De igual modo, cuando veamos que las raíces ocupan toda la maceta, es aconsejable cambiar la planta a un recipiente de mayor tamaño, pudiéndose realizar esta operación durante todo el año y poniendo mucho cuidado en que no se rompa el "cepellón" de tierra y raíces en el trasplante, pues ello resentiría a la planta.
 
Dracaena sanderiana 'Lucky Bamboo'En cuanto al cultivo al aire libre en climas templados, no requieren cuidados especiales. Las plantas jóvenes soportan mejor la semisombra, pudiendo cultivarse a pleno sol más adelante. Otras en cambio, como Dracaena drago y Cordyline australis, se cultivan a pleno sol sin ningún problema.
Las Dracenas se multiplican por esqueje de tallos, aunque también puede hacerse por semillas o trozos de rizoma y, más modernamente y para algunas especies, por "cultivo in vitro", aunque estas técnicas no están al alcance del aficionado.
El método tradicional, y más acorde para las posibilidades de un aficionado, es el de esqueje apical de tallo. Se corta el tallo en su extremo en una longitud de al menos unos 10 cm, dejándole un par de hojas. La zona de corte se espolvorea con hormonas de enraízamiento y se lleva al sustrato, que puede estar formado por turba y arena, o turba y cualquier sustancia inerte que lo haga poroso. El proceso de enraizado durará al menos un mes, siempre y cuando la temperatura no sea inferior a 20-22 ºC. Durante el proceso de enraizamiento la humedad del sustrato no debe descuidarse, teniendo en cuenta que su exceso puede producir la pudrición del esqueje por la aparición de hongos. La iluminación será tenue. Una vez enraizado el esqueje, se pasará a una maceta de 9-12 cm de diámetro.
 
Las principales plagas que atacan a este grupo de plantas son los ácaros y las cochinillas, así como algún trips. En cuanto a las enfermedades, las principales son las producidas por hongos que causan manchas en las hojas (Cercospora, Fusarium, etc,). Los tratamientos son los generales para este tipo de plagas y enfermedades, por lo que no entraremos en detalles. Es típico de estas plantas, asimismo, las quemaduras de las puntas de las hojas, debido a varias causas, como son salinidad del sustrato, cosa que ocurre a la larga con la utilización de muchas de las aguas de uso doméstico, cambios bruscos de temperatura, etc. Son problemas de tipo fisiológico de difícil solución la mayoría de las veces.
 
Hemos dejado para el final el tema de los llamados "tronquitos del Brasil", tan de moda hace algunos años, y que no son otra cosa que esquejes leñosos de Dracaena fraqrans que se importan desde países tropicales. Se comercializan recubiertos de una capa de parafina que impide la desecación del esqueje. Para que broten las raíces y las hojas basta suprimir la capa protectora de parafina de la parte inferior e introducir ésta en agua. Cuando ya se han desarrollado las raíces y las hojas conviene trasplantarlos a maceta. Suelen combinarse varios tronquitos de diferentes alturas en un mismo recipiente, consiguiéndose de esta manera un buen efecto ornamental. Los cuidados y requerimientos de los "tronquitos del Brasil" son los mismos que los mencionados anteriormente para la totalidad de las Dracenas. Más modernamente han aparecido en el mercado los denominados 'Lucky Bamboo', pues aparentan tallos de bambú, pero en realidad se trata de variedades de Dracaena sanderiana cuyos tallos se comercializan con formas diversas y caprichosas, manteniéndose normalmente inmersos en agua.
Textos y fotografías propiedad del autor. Prohibida su reproducción sin autorización