MAMMEA AMERICANA L.

 

 

Familia: Clusiaceae
Nombre común: Mamey de Santo Domingo
Lugar de origen: Árbol al parecer nativo de las Antillas, de donde se ha extendido a la América tropical.
Etimología: Mammea, de su nombre nativo caribeño mamey. Americana, del latín americanus-a-um = procedente de américa.

Descripción: Árbol siempre verde que puede alcanzar más de 20 m de altura en sus zonas de origen, con la copa piramidal, densa, y la corteza marrón-grisácea, de áspera a escamosa o agrietada. Ramillas con látex amarillento. Hojas opuestas, simples, elíptico-redondeadas, de 15-25 cm de longitud y 5-10 cm de anchura, redondeadas en el ápice y en la base. Textura coriácea; haz de color verde oscuro brillante y verde más pálido en el envés. En su superficie tienen puntos glandulares visibles a trasluz. Se disponen orientadas hacia arriba a la manera de un magnolio. Flores solitarias o en pequeños grupos, muy vistosas, fragantes, de color blanco. Miden 2-2.5 cm de diámetro. Existen flores masculinas, femeninas y bisexuales. Fruto drupáceo, globoso, de 8-18 cm de diámetro, con corteza gruesa y pulpa de amarilla a rojiza, jugosa, conteniendo 2-4 semillas oblongas de color marrón rojizo. . .

Cultivo y usos: Se multiplica por semillas y también es posible el esquejado. Requiere suelos fértiles, bien drenados, mejor arenosos. No tolera el frío. Muy cultivado por sus frutos comestibles. Su madera no es de buena calidad, utilizándose localmente en postes, como combustible y algunos usos domésticos. El fruto se consume fresco o en conservas y mermeladas. En las Antillas Francesas se obtiene un licor por destilación de sus flores. El látex gomoso de la corteza hecho polvo se ha utilizado como insecticida antiparasitario.