CASUARINA CUNNINGHAMIANA Miq. / CASUARINA EQUISETIFOLIA L.
Casuarina cunninghamiana, Casuarina equisetifolia y detalle de los frutos de C. cunninghamiana
Familia: Casuarinaceae
Nombre común: Casuarina, pino australiano.
Lugar de origen: C. Cunninghamiana es originaria de Australia, mientras que C. equisetifolia procede de Australia, Malasia y Polinesia
Etimología: El nombre del género alude al Casuar, ave corredora australiana, cuyo plumaje recuerda al follaje de ciertos árboles del género. La primera especie está dedicada a Allan Cunningham, botánico inglés del siglo XIX que trabajó en Australia. Equisetifolia, alude a hojas parecidas a las del equiseto.

Descripción: Son las especies más altas dentro de su género, pudiendo alcanzar 30-35 m de altura. Copa piramidal, sobre todo en los primeros años. Tronco recto con la corteza áspera, fisurada. Ramas erectas o algo péndulas. De lejos tienen el aspecto de un pino, siendo confundidos por los profanos de la Botánica. Lo que a simple vista son las hojas aciculares son realmente ramillas muy delgadas que asumen el papel de hojas en cuanto a la fotosíntesis se refiere. Las verdaderas hojas son escamitas dispuestas en los nudos de esas ramillas, necesitándose una lupa para observarlas. En C. Cunninghamiana el número de escamas es de 8-10 en cada nudo o verticilo, mientras que en C. equisetifolia L. es de (6)7-8. Las flores son unisexuales. Las masculinas están dispuestas en espigas terminales. Las femeninas en amentos cónicos en las axilas de escamas foliares. Frutos globosos, de alrededor de 1 cm de diámetro, con bracteólas prominentes, aglomeradas. Semillas aladas. El tamaño de la semilla oscila entre 3-5 mm en C. Cunninghamiana y hasta 7 mm en C. equisetifolia.

Cultivo y usos: Se multiplican por semillas fácilmente. Poniendo los frutos a secar, pronto se desprenden las semillas, que con un buen almacenaje pueden ser viables por un periodo de 1-2 años. La germinación, sin tratamientos previos, suele ser alta. Las casuarinas tienen pocas exigencias, siendo quizás C. Cunninghamiana la más exigente en cuanto a temperatura y calidad del suelo. Soportan la proximidad del mar y los suelos pobres y salinos. Se utilizan como ejemplar aislado para que puedan desarrollar todo su porte. En alineaciones hay que disponer de espacio suficiente.

PÁGINA PRINCIPAL