EL JARDÍN BOTÁNICO DEL MALECÓN
Este jardín es conocido por la población desde siempre como "Jardín del Malecón" o "Jardín Botánico", nombre éste más antiguo y que ya se menciona en el siglo XIX. La creación de dicho Jardín Botánico data de 1845, fecha en que por parte de la cátedra de Agricultura del Instituto de Enseñanza allí existente, a cuyo frente se encontraba D. José Echegaray, se solicita al Estado sean cedidos los terrenos del antiguo huerto del Convento de San Francisco. El motivo de esta petición no era otro que el de su utilización por parte de los alumnos de Agricultura e Historia Natural para la realización de las prácticas necesarias. Poco a poco, y desde esa fecha, fueron plantándose numerosas especies de plantas, algunas exóticas traídas de fuera.
 
Durante más de un siglo el Instituto utilizó y potenció el Jardín Botánico, llegándose a instalar algún invernadero, según cuentan las crónicas. En los años de guerra, es decir, de 1936 a 1939, al parecer el Jardín Botánico quedó abandonado y sufrió desperfectos al ser utilizado con otras finalidades diferentes a las de su concepción y construcción, siendo nuevamente restaurado en los años cuarenta, fecha en que se realizaron nuevas plantaciones de árboles, algunos de cuyos ejemplares aún hoy sobreviven milagrosamente si tenemos en cuenta los avatares por los que ha pasado el antiguo Jardín Botánico. En los años 1959-1960 se derribó el Instituto y en sus terrenos, incluidos parte de los dedicados a Jardín Botánico, se construyó una sala de fiestas llamada Nairobi, hoy desaparecida, teniendo para ello que ser talados algunos de los árboles existentes.

Fotografía aérea del Malecón tal como es actualmente, sin el lago, sin una de las fuentes y con menos masa arbórea (fuente: Google Earth)

En el período 1967-1969 el Jardín Botánico se había convertido en un solar, donde solamente sobrevivían las especies arbóreas, dedicado a ferias y aparcamiento, dato éste que puede observarse perfectamente en fotografías aéreas de la fecha y que está aún en la memoria de muchos ciudadanos murcianos.
 
En Enero de 1970 había un proyecto redactado para la construcción de un jardín en la zona, proyecto éste que sufre más adelante algunas reformas pues, al parecer, contemplaba demasiada zona de caminos y obra civil y poca superficie ajardinada. Se hablaba entonces de construir en el jardín un auditorium, obra ésta que queda descartada y se traslada al jardín junto al campo de fútbol del Barnés, donde finalmente se construyó, dado que la zona del Jardín Botánico era más ruidosa por el tráfico existente.
 
El proyecto del Jardín del Malecón o Jardín Botánico, aunque fue a partir de entonces cuando comenzó a utilizarse la primera de las denominaciones y más adelante se explicará el porqué, incluía la anexión de los terrenos que quedaban del antiguo Jardín Botánico y los antiguos huertos existentes a continuación, siendo el más famoso el de los Cipreses, llamado así probablemente por existir en sus terrenos unos hermosos ejemplares de ciprés común, comprobable por fotografías de la época, ahora desaparecidos, y cuyo arco de entrada, accediendo por el Paseo del Malecón, aún hoy se conserva restaurado.
El jardín se ejecutó en 1974, y comprendía desde el Plano de San Francisco hasta el puente elevado de la actual autovía construido en 1973. Los otros límites quedaban definidos por el Paseo del Malecón y la prolongación del Plano de San Francisco frente al Mercado de Verónicas.
 
El Paseo del Malecón, antiguamente denominado Paseo de Menéndez Pelayo, que bordea a todo lo largo el actual Jardín Botánico, y aún se adentra más en zonas de huertas, tiene su origen, tal como lo conocemos hoy, en 1735, fecha en que Belluga propició su construcción a base de muros de piedra al exterior, ya que los malecones existentes hasta esa fecha no ofrecían garantías frente a las crecidas del Río Segura en su papel de protección de la ciudad. Ese es pues el origen del actual paseo. La necesidad de la ciudad de protegerse de las avenidas del Segura propició la construcción de diques (malecones) de tierra. La unión de esos diques y su refuerzo fueron los precursores del actual paseo que, lógicamente ha sufrido arreglos con el paso del tiempo tendentes a mejorar su aspecto en su tramo hasta el lugar denominado "la sartén", no así los tramos posteriores hasta su finalización.
De aquí toma la denominación de Jardín del Malecón el nuevo jardín construido en 1974 y que englobaba parte de los terrenos del antiguo Jardín Botánico.

En 1985 se construye un lago y se reforma con ello toda la jardinería de la zona, ajardinándose también la zona abandonada frente al Colegio de los Maristas. En 1988 se ajardina la superficie del aparcamiento del Plano de San Francisco con una colección de cactus y suculentas.
En 1985, metidos de lleno en las grandes reformas, mejoras y ampliaciones de las zonas verdes y vías arboladas de la ciudad de Murcia, le toca el turno al Jardín del Malecón. Como primera medida se suprimen los setos perimetrales para darle apertura hacia el exterior y evitar, en lo posible, el encubrimiento de gentes de mal vivir. Del mismo modo, en la zona junto al puente elevado de la autovía, que presentaba un estado de semiabandono y no tenía una utilización práctica para la población, se construye un lago y se reforma con ello toda la jardinería de la zona, dotándola de taludes perimetrales con pradera de césped y especies arbóreas, algunas de ellas las ya existentes que, o bien permanecieron en su ubicación original o fueron trasplantadas y trasladadas algunos metros.
 
En las mismas fechas, y como parte de las obras antes mencionadas, se le da apertura al jardín, en la nueva zona del lago, por debajo del puente elevado de la autovía, comunicándolo con unos terrenos adyacentes, abandonados, frente al Colegio de los Maristas, ajardinando éstos igualmente.

La mediana del Plano de San Francisco es ajardinada en 1985, primero con una alineación de Cupressus arizonica que fracasó y, posteriormente, con una alineación de Washingtonia filifera, que es la que permanece en la actualidad.

La mediana o parterre central que dividía la calzada del Plano de San Francisco es también ajardinada, primero con una alineación de Cupressus arizonica, que fracasó, y más tarde con una alineación de Washingtonia filifera, tal como permanece en la actualidad.
En 1988 se ajardinan los accesos a la autovía al final del Jardín Botánico, construyéndose un pequeño zoo, trasladado a Espinardo años más tarde y absorbido en la actualidad por la empresa Terra Natura, que abrió sus puertas en 2006. También en 1988 se comienza la restauración por fases del Paseo del Malecón, siendo inaugurada la primera fase, que comprendía desde el inicio del paseo hasta la zona denominada "la sartén".

Diversos aspectos de los macizos de plantas de temporada y dos perspectivas de la gran fuente que desapareció en la última remodelación del período 2002-2006

En ese mismo año se ajardina la superficie del aparcamiento del Plano de San Francisco, frente al Jardín Botánico. Este ajardinamiento, tendente a evitar en lo posible las filtraciones de agua de riego al aparcamiento subterráneo se realizó principalmente a base de cactus y otras plantas suculentas, constituyendo esta colección un apartado más del actual Jardín Botánico.
Por último, en 1989-1990 se finalizan el resto de las obras de restauración del Paseo del Malecón hasta el final del mismo. Con todo ello queda completamente ajardinada y remozada una zona de la ciudad que ha pasado por varios trances como se ha podido comprobar a lo largo del texto.
 
Siendo el jardín del Malecón el de mayor superficie de los existentes actualmente en la ciudad y el que mayor número de especies albergaba, se pensó en recuperarlo como jardín botánico y, de esa manera, recobrar su antiguo nombre por el que aún mucha gente lo conoce.
El primer paso fue realizar un catálogo de las especies existentes, algunas de las cuales, situadas en la parte cuyos terrenos pertenecieron al antiguo Jardín Botánico, probablemente fueron plantadas después de la guerra, cuando el Botánico se restauró. Algunas de estas especies son únicas o muy raras en la Región, y entre ellas destacaremos los ejemplares de:
 
Erythrina crista-galli (actualmente muy desmejorada)
Tetraclinis articulata
Fraxinus excelsior (actualmente desaparecida)
Casuarina cunninghamiana
Fraxinus angustifolia (actualmente desaparecida)
Broussonetia papyrifera
Brahea armata
Gleditsia triacanthos
Butia capitata (actualmente en decadencia)
Yucca elephantipes
 
El resto de las plantaciones, a excepción de algún ejemplar de Eucalyptus camaldulensis, de un hermoso ejemplar de Tamarix y de algunos ejemplares de palmáceas pertenecientes a los géneros Phoenix, Washingtonia, Syagrus y Livistona, que ya existían en los antiguos huertos, fueron realizadas en 1974 y fechas posteriores, por lo que ningún ejemplar posee aún talla o porte significativo.
 
Una vez catalogadas las especies existentes, se procedió a la plantación de algunas especies que, aunque frecuentes, no tenían representación en el jardín, tarea que, tal como estaba contemplado en el proyecto, no tuvo la continuación deseada y esperada por parte del Servicio de Parques y Jardines.
Procedentes de semillas obtenidas como obsequio por instituciones botánicas españolas y extranjeras se cultivaron algunos ejemplares raros o poco vistos en la zona, que tras pasar un periodo de crecimiento y aclimatación en los Viveros Municipales, fueron plantados en 1988-1989 en el Jardín Botánico. Entre ellos cabe destacar, por ser poco frecuentes, las siguientes especies:
 
1988 Parthenium tomentosum
1988 Pavonia spinifex (actualmente desaparecida)
1988 Solanum mauritianum (actualmente desaparecida)
1988 Maclura pomifera
1988 Psidium guajava (actualmente desaparecida)
1989 Caesalpinia spinosa (actualmente desaparecida)
1988 Brachychiton acerifolius
1988 Amorpha fruticosa
1988 Grewia sp. (actualmente desaparecida)
1988 Pittosporum undulatum (actualmente muy desmejorada)
1988 Grewia occidentalis
1988 Schinus lentiscifolius (actualmente desaparecida)
1988 Pittosporum angustifolium (actualmente desaparecida)
1989 Brachychiton discolor 

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Pavonia spinifex, Parthenium tomentosum, Solanum mauritianum, Maclura pomifera, Psidium guajava, Grewia sp. (quizás Grewia stolzii), Grewia occidentalis, Caesalpinia spinosa, Pittosporum undulatum y Amorpha fruticosa
Posteriormente, y continuando con las plantaciones de nuevos ejemplares, se fueron adquiriendo en distintos viveros comerciales algunos ejemplares jóvenes, cultivados en maceta o en contenedor, los cuales fueron poco a poco engrosando la colección. Destacaremos como especies menos frecuentes:
 
1989 Erythrina caffra (actualmente desaparecida)
1989 Elaeagnus x ebbingei
1989 Sesbania punicea (actualmente desaparecida)
1989 Albizia lebbeck
1989 Ficus cyathistipula (actualmente desaparecida)
1989 Phymosia umbellata (actualmente desaparecida)
1989 Ficus religiosa
1989 Hibiscus sabdariffa (actualmente desaparecida)
1989 Murraya paniculata (actualmente desaparecida)
1989 Eucalyptus ficifolia (actualmente desaparecida)
1989 Cassia fistula (actualmente desaparecida)
1989 Lagunaria patersonii
1990 Montanoa bipinnatifida (actualmente desaparecida)
1989 Brachychiton rupestris

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Erythrina caffra, Murraya paniculata, Phymosia umbellata, Sesbania punicea, Cassia fistula, Montanoa bipinnatifida, Lagunaria patersonii, Eucalyptus ficifolia, Ficus cyathistipula y Ficus religiosa
Una cuestión final fue el colocar unas placas de metacrilato blanco con letras grabadas en negro, inalterables a la acción del sol y del agua, con los datos de cada una de las especies, de forma que todos los visitantes interesados pudieran conocer cada una de las plantas del jardín. La información en cada placa consistía en su número de orden dentro del catálogo de especies del jardín, el nombre científico de la especie, la familia botánica a la que pertenecía y su lugar de procedencia.
 
Por último, y dado que la colección de plantas existentes en el jardín tenía cierto interés para estudiosos y aficionados a la vez que para el público en general, siendo prueba de ello las continuas visitas de colegios, se realizó una guía que sirviera para el profesorado de todos los colegios del Municipio, pues de esta manera, conociendo las especies existentes en el jardín, podrían programar con fines didácticos las visitas en las épocas más favorables. También se realizó una versión simplificada de dicha guía con una tirada mucho más numerosa. Tanto la guía del profesor como la guía del alumno se agotaron hace muchísimo tiempo.

Las plantas fueron identificadas mediante una placa de metacrilato que indicaba su nombre científico, la familia botánica a que pertenecía y su lugar de procedencia. Al mismo tiempo se editó una guía para el profesor y otra para el alumno, agotadas ambas hace muchos años

Pero durante muchos años el mantenimiento de la colección botánica, y del propio jardín, fue decayendo paulatinamente llegando a un estado de semi-abandono, con la mayoría de placas identificativas rotas y muchas de las especies de la colección desaparecidas o en muy mal estado fisiológico. A este lamentable estado colaboró el hecho de que año tras año el jardín se ha venido utilizando durante las fiestas locales para la instalación de numerosas casetas y barracas, denominadas "huertos", cuya finalidad principal ha sido siempre la captación de recursos económicos para las peñas huertanas, sometiendo al jardín a una presión humana insostenible.

Durante años el jardín ha venido utilizándose en las fiestas locales para la instalación de numerosas casetas y barracas, denominadas "huertos", cuya finalidad principal ha sido siempre la captación de recursos económicos para las peñas huertanas, sometiendo al jardín a una enorme presión humana
Este uso inadecuado del jardín, unido al pobre mantenimiento antes mencionado, propició la situación de abandono que comentamos y que dio pie, probablemente, a que por fin se redactara un proyecto para su adecentamiento y remodelación. Dicho proyecto tuvo muy en cuenta el uso del jardín como recinto festero durante una semana al año, sometiéndose el diseño a esa circunstancia, lo que nos parece un hecho muy curioso. Tras la remodelación a la que fue sometido el jardín, y al disponer de más espacios libres, la instalación de casetas, expositores, circos, comederos, barracas, moros y cristianos, etc. ha ido paulatinamente en aumento, y estamos seguros de que, a la larga, nada bueno aportarán al jardín.

ALGUNOS EJEMPLOS DE INSTALACIONES Y EVENTOS CELEBRADOS EN EL JARDÍN

El mes de Septiembre es el mes de la Feria, y lo que en otras ciudades se instala en recintos feriales apropiados, en Murcia se instala en el Jardín del Malecón, soportando en varios días el paso de 400.000 personas que lo someten a una presión enorme que lo irá deteriorando poco a poco. Las fotografías (tomadas del periódico La Verdad) hablan por si solas.
Circo de Teresa Rabal, instalado en las Navidades de 2009
Atracciones instaladas en la Navidad de 2009
Fiesta de la Cerveza en Octubre de 2010
Comederos instalados en Octubre de 2008

Durante el período 2002-2006 se llevaron a cabo en varias fases las obras de arreglo y remodelación del jardín, no sin ciertas controversias por la tala de árboles y la reconversión en plazas abiertas y con pavimento duro de algunas zonas antes verdes y ajardinadas o de la propia zona que ocupó durante 18 años el lago, permaneciendo como mudos testigos de todo ello los 3 ejemplares de Taxodium distichum que lograron salvarse.

En este montaje fotográfico puede apreciarse las dos zonas ocupadas por el lago y por una masa arbórea que fueron despejadas y reconvertidas en sendas plazas de pavimento duro, lo que ocasionó ciertas controversias.

 

Plaza actual pavimentada donde antes estaba el lago

 

La vida util del lago fue de unos 18 años, y se eliminó porque presuntamente tenía muchos problemas estructurales que dificultaban su mantenimiento. Los tres ejemplares de "ciprés de los pantanos" existentes lograron salvarse, no sin pasar algún que otro apurillo durante las obras

En enero de 2006 estaban casi concluidas las obras, y en una nota de prensa del Ayuntamiento se informa que se han invertido más de 800.000 euros en dichas obras de remodelación y acondicionamiento. Entre las mejoras realizadas, según manifiesta la mencionada nota de prensa,..... "Se ha cambiado la red de alumbrado público y se ha instalado una nueva red de energía eléctrica con el fin de evitar los tendidos aéreos de cables por el jardín en época de celebraciones"...., afirmación que choca frontalmente con las fotografías tomadas en el jardín ese mismo año 2006.

Los antiestéticos cables y cuadros eléctricos en los troncos de los árboles aún pueden verse al llegar las fiestas

No obstante, al margen de disquisiciones eléctricas que podrían "producirnos" algún que otro "calambrazo", hemos de decir que por fín, y tras muchos años de abandono, muchas cosas han mejorado sin duda, como el espacio dedicado a los más pequeños, pues se ha instalado una gran zona de modernos juegos infantiles, o los accesos de entrada, dejando toda la zona a una misma cota, lo que produce una sensación de mayor amplitud, o los pavimentos, que se han renovado en su totalidad, o los accesos, que se han mejorado y adaptado a las normativas vigentes. También se han vallado todos los parterres de césped, lo que les proporciona mayor protección, y no hay que olvidar la novedosa dotación en una zona del jardín de aparatos de gerontogimnasia para las personas mayores.

Muchas cosas han mejorado sin duda, como el espacio dedicado a los más pequeños con la instalación de una gran zona de modernos juegos infantiles.......o los pavimentos, que se han renovado en su totalidad......También se han vallado todos los parterres de césped, lo que les proporciona mayor protección

foto inferior modelo del nuevo cartel identificativo

En esa misma nota informativa del Ayuntamiento antes mencionada, se decía textualmente......" Próximamente, se van a completar las plantaciones existentes y se instalarán placas informadoras sobre la flora existente"......Pero pasaba el tiempo y seguía sin verse una mejora en las plantaciones, aunque ciertamente se plantaron algunos árboles y palmeras, algunos de los cuales ya se han muerto por no resistir las condiciones climáticas de Murcia, y brillaban por su ausencia las placas informadoras sobre la flora existente.

En el mes de Junio de 2009 se colocan unos paneles informativos para "aprender y conocer la flora y fauna de nuestro entorno" con 8 árboles por una cara y 8 especies de fauna por otra. Más tarde, en el mes de Enero de 2010 se comienza la colocación de carteles informativos a cada uno de los árboles, con su nombre común, nombre científico y lugar principal de procedencia, que se completa en 2011, al mismo tiempo que se colocan carteles a los árboles del Jardín de la Pólvora. Es de destacar igualmente la iniciativa de la Concejalía de Medio Ambiente para recuperar el máximo número de especies plantadas en su día en el jardín y que se habían ido perdiendo durante todos estos años por causas diversas, realizándose nuevas plantaciones de algunos de los árboles que se habían perdido.

Textos y fotografías propiedad del autor. Prohibida su reproducción sin autorización

PÁGINA PRINCIPAL

AMIGOS DEL JARDIN BOTANICO DE MURCIA